BIPOLARIDAD

También se conoce como maniaco- depresivo.  Este trastorno mental causa periodos de depresión intensa y estados de ánimo elevados. El estado de ánimo elevado se le conoce como manía e hipomanía, dependiendo de la severidad o de los síntomas de psicosis. 

Durante el periodo de manía, la persona se comporta o siente una energía anormal, felicidad, segura de si misma; también hay sentimiento de irritabilidad. Comúnmente, no piensa bien sus decisiones ni las consecuencias de ellas y su necesidad de dormir se reduce.  Pueden tener ilusiones (cosas que no son ciertas y que no pueden hablar sobre ellas) o alucinaciones.  Los síntomas de este periodo son: Exceso de felicidad, emoción, energía y de repente enojo, violencia, hostilidad; hablan rápido y con poca concentración; duerme poco; deseo sexual inusual; hace planes irreales; conducta impulsiva.

La hipomanía, tiene síntomas más ligeros que la manía, en la cual no hay ilusiones ni alucinaciones y los síntomas no interfieren con la vida diaria.

Durante el periodo de depresión, la persona llora mucho, tiene una actitud negativa ante la vida y procura no tener contacto visual con otras personas.  El riesgo de suicidio o de lastimarse físicamente es muy alto.  En el proceso de pasar de una euforia a una depresión, la persona se siente normal, con los altibajos cotidianos.   La mayoría de personas con este trastorno, pasan más tiempo en etapa depresiva que en euforia.   Los síntomas en este periodo son: tristeza, llanto incontrolable, problemas para tomar decisiones, duerme mas, insomnio, aumento o pérdida de apetito, pensamiento e intento de suicidio, problemas para concentrarse, perdida de ánimo y energía para hacer su vida diaria.

Estos cambios de ánimo, de pasar de la felicidad a la tristeza, no siguen un patrón, es decir, no hay un tiempo determinado para el cambio, simplemente sucede.  Pueden pasar semanas, meses o incluso años para que ocurran los cambios de ánimo opuesto.

Las causas de este trastorno no son conocidas pero factores genéticos y el ambiente en el que se desarrolle quien lo padece, son una parte importante.  El ambiente en el que se desarrolle, se refiere a  vivir una infancia con abusos emocionales o físicos y periodos largos de estrés.

Este trastorno tiene dos niveles: bipolar I en el cual se presenta al menos un episodio de manía, con o sin episodios de depresión severa.  Y el bipolar II en el cual se presenta al menos un episodio de hipomanía (no manía) y uno de depresión severa.

Se diagnostica con una visita al psicólogo, el cual hará preguntas con respecto a los cambios del  estados de animo y que tan frecuente ocurren dichos cambios y que tanto dura en estado de felicidad o de depresión. 

El tratamiento es psicoterapia y medicamento controlado, como anti psicóticos y antidepresivos  y estabilizadores anímicos, recetado por un psiquiatra.